La fatiga, las lesiones y los malos resultados se van acumulando para el Granada, que en 2021, al margen de su gesta europea, no termina de coger el ritmo en Liga, donde no ha conseguido enlazar dos buenos resultados de forma consecutiva, frenando en seco su producción de puntos, mucho más escasa que durante la primera etapa de la competición.

En lo que va de año, el conjunto andaluz ha sumado un triunfo, tres empates y media docena de derrotas, con un saldo de veintiún tantos en contra y once dianas a favor. Si la temporada hubiese comenzado en enero, los de Diego Martínez ocuparían puestos de descenso, sólo por detrás del Alavés, que ha sumado cuatro puntos, y junto al Eibar.

Dentro de esa mala racha, los andaluces lograron sumar una victoria más, la correspondiente al partido aplazado contra Osasuna. Tres puntos que le permiten dormir con tranquilidad, y que en la clasificación ficticia de 2021 les valdría para salir de la zona roja superando a Elche y Huesca, equipos que desde que sonaron las campanadas han sido capaces de agregar ocho puntos a sus respectivos casilleros.

Por suerte para el Granada, esta situación dista mucho de la realidad. Los rojiblancos fueron capaces durante el primer tramo de la competición de hacer los deberes, cosechando en quince partidos 24 puntos, una producción que sumada a los nueve puntos desglosados anteriormente les sirve para disfrutar de un cómodo colchón de once puntos sobre la zona de descenso, distancia suficiente para poder centrarse en la Europa League, el siguiente desafío para los nazaríes.