Todo parado hasta agosto, hasta que termine el campeonato liguero. El Atlético no realizará ningún movimiento importante hasta que acabe LaLiga. Todo lo marcará la clasificación liguera y el puesto en el que acabe el equipo de Simeone esta temporada. El club madrileño necesita entrar en Champions para mantener su actual estatus y el único pensamiento dentro de la entidad del Wanda Metropolitano es acabar entre los cuatro primeros. No hay otra cosa. No vale ninguna situación individual.

El futuro de varios futbolistas está en el aire: Vrsaljko, Adán, Arias, Lemar, Diego Costa, Carrasco… Jugadores que pueden salir de la entidad y por los que podrían existir ofertas que interesen al Atlético. Pero nadie en el club atenderá ahora mismo otra cosa que no sea concienciar a la plantilla de lo importante que es estar en la próxima edición de la Champions. El mercado estará a la baja en los próximos meses y varios clubes se dirigirán al Atlético. La respuesta será la misma. Hasta agosto sólo importa que el equipo acabe LaLiga en el lugar que todos tienen previsto.

Desde Inglaterra se apunta casi a diario que los grandes clubes ingleses pueden venir a llevarse a Thomas y a Saúl. El club no piensa atender a nadie. Remitirá a sus cláusulas de rescisión, aunque habrá que ver si el equipo acaba entre los cuatro primeros. El presupuesto bajará de los 500 a los 400 millones en el mejor de los casos por la crisis provocada por el COVID-19. En el caso de no jugar la Champions sobrepasaría en poco los 300 millones y habría que ver entonces si el club necesita vender algún jugador para cuadrar sus cuentas.

El equipo, mientras tanto, ha comenzado a entrenarse. Con trabajo individual a la espera de poder comenzar las sesiones en grupo. Antes del parón de la competición, Gil Marín invitó a comer a la plantilla y futbolistas, dirigentes y cuerpo técnico quedaron en varias ocasiones para comer y hacer piña. Cuando regrese la competición, previsto para el 12 de junio, tanto Cerezo como Gil Marín reiterarán a la plantilla sobre lo que hay en juego.

La plantilla también se juega mucho, puesto la rebaja en la ficha de los futbolistas será generalizada. Tanto en el Atlético como en los demás clubes. Pero si el equipo juega Champions, el golpe será menor. Lo saben todos. Desde que comience el campeonato todos irán a una. No les queda otra.