Simeone tiene dos grandes retos una vez que se reanude la competición, tanto a nivel doméstico como europeo. El gran reto de la temporada es que el equipo acabe LaLiga entre los cuatro primeros. Por otro lado, una vez eliminado al Liverpoool, el equipo rojiblanco se ha conjurado para intentar asaltar de nuevo la Champions. Parece casi un insulto hablar de ello con la grave crisis del COVID-19, pero Simeone retos mayúsculos cuando el balón comience a rodar.

El primer gran objetivo es que el Atlético acabe el torneo liguero entre los cuatro primeros. Sevilla, con 47 puntos, es tecero, y Real Sociedad, con 46, es cuarto. El Getafe también tiene 46 y el Atlético es sexto, con 45 puntos. Enjugar dos puntos a Sevilla no parece imposible con once jornadas por delante, pero el equipo de Simeone no puede relajarse. Está en juego que el club pueda mantener su actual status y desde el punto de vista económico es vital que el equipo acabe entre los cuatro primeros.

El otro gran reto es intentar ganar la Champions. El Atlético eliminó al Liverpool contra todos los pronósticos y está entre los ocho mejores clubes del continente. Ahora la plantilla sí cree que todo es posible. El Atlético está a dos eliminatorias de jugar una nueva final europea y Simeone es especialista en disputar este tipo de rondas. La plantilla se ha conjurado para hacer algo muy importante en Europa.

Otro gran reto es sacar el máximo rendimiento a los jugadores. João Félix ha rendido bastante bien tras volver de su lesión y lleva unos partidos a un buen nivel. Simeone sabe que es un jugador diferente, le necesita y quiere que el portugués acabe en plan figura. El caso de Lemar parece complicado. El francés ha tenido muchas oportunidades para rendir a un gran nivel, pero no las ha aprovechado. Su futuro parece lejos del Atlético, aunque el Cholo no se da por vencido. Veremos si puede sacar lo máximo de él en estos partidos que restan.

Hay otros retos a nivel individual. Oblak lucha por ser un año más el portero menos goleado de la competición liguera y llevarse un nuevo Trofeo Zamora. Y el Atléti quiere seguir haciendo del Wanda Metropolitano un estadio casi inexpugnable. Sólo el Barcelona ha ganado allí y la idea es seguir haciendo que la gente disfrute del equipo en los partidos de casa. Simeone sabe que fuera tiene que mejorar mucho si quiere asegurarse esa cuarta plaza.