El colista debutará el sábado en Cornellà-El Prat ante el Alavés, un partido clave para empezar una escalada que debe mantener al Espanyol en Primera. «Es un momento para hacer historia», recalca Javi López, que las ha visto de todas los colores en sus 13 años en el Espanyol. «Es el reto más difícil desde que llegué aquí», sentencia. El lateral derecho ve al equipo mejor «mentalmente», incluso «respiro otro aire» en los entrenamientos, ajeno al negativismo que se instaló en la plantilla desde comienzo de temporada.

Pese a ello, el éxito perico dependerá también de detalles, que por el momento el capitán del Espanyol no ve claros. El primero de ellos es la posibilidad de que los clubes cuyas provincias adquieran antes que otras la nueva normalidad tengan ya público. «Sería injusto que unos estadios tengan gente y otros no. Algunos equipos podrían tener ventajas. La afición es otro factor diferencial. Sanidad debería dejarlo claro. Nos gustaría que fuera todo a la misma vez», comentó. «No soy especialista, no sé qué opciones habría de rebrotes. El fútbol sin afición no es nada. Todos ponemos de nuestra parte, sabemos que hay que dar ilusión a los aficionados. Quiero mi Cornellà a reventar», argumentó.

El regreso de los aficionados es una posibilidad, pero los horarios de las primeras jornadas ya son reales. Y el Espanyol descansará 24 horas menos. Otro factor diferencial y perjudicial para los blanquiazules. «Cuando juegas tres partidos en siete días y un equipo tiene una ventaja, se nota. Ha habido poca preparación y es más determinante. Si me dieran 12 horas más, llegaría mejor. Hay que adaptarse, los horarios ya han salido y no pueden servirnos de excusa. Hay que afrontar estos partidos con garantías. Si el sábado hace mucho calor, se debería cambiar ese horario en el futuro, hay que proteger nuestra integridad», reflexionó López.

Cuando el balón empieza a rodar en esta nueva competición, el Espanyol deberá rendir en las antípodas del pasado para salvarse. Javi López considera que «tenemos que mejorar como equipo, debemos convencernos… Los dos meses de parón nos fueron bien para saber lo importante que es el club». El lateral, que también se ha ido sacando cursos de entrenador, tiene claro «debemos ser ordenados, atacar y defender juntos. En la Budesliga los partidos suelen ser de ida y vuelta por el tema físico».

Curiosamente, esas particularidades las tiene en su ADN el Alavés: «Es un equipo bastante ordenado, que tiene una baja importante como la de Joselu, pero lo suplirán. Lucas estaba en un gran nivel y salen bien al contraataque. Será un partido en el que deberemos sacar nuestras mejores armas», comentó, mientras dejó en el aire el rendimiento de los jugadores, hasta ocho, que pasaron el COVID-19. «Estamos el nivel de todos, pero no sabemos cómo responderá su cuerpo después de hacer un esfuerzo máximo».