Gero Rulli ha hecho un extenso repaso a su trayectoria en Europa, que pasa especialmente por la Real Sociedad, que abandonó el pasado verano al ser ‘obligado’ a marcharse cedido al Montpellier de la Ligue 1 francesa. El portero argentino recuerda que todavía le quedan dos años de contrato con la Real Sociedad, donde no espera volver después su traumática salida gestionada por Roberto Olabe. “Mi pase es 70% de la Real, con quien me quedan dos años de contrato, y 30% de Manchester City”, señala en la cadena TNT Sports de Argentina. Al club que entrena Guardiola pudo acudir antes de los últimos Juegos Olímpicos, pero rechazó la idea. “Son decisiones que en la carrera uno las tiene que tomar y en ese momento creía que era lo correcto. No me arrepiento de nada, pero me hubiese gustado que se le hubiese dado el mismo valor que le di yo, por parte de todos los clubes. Tuve la posibilidad, pero me decidí por lo que me decía el corazón y en ese momento era jugar en la selección y quedarme en la Real, y no me arrepiento en absoluto”, señala.

En una de sus posibles salidas que pudo tener de la Real Sociedad en su tiempo en San Sebastián, recuerda la opción que tuvo de volver a su país para jugar en Boca Júniors hace dos verano.

“Tuve comunicación con Boca en verano de 2018, me llamó personalmente Guillermo para que fuese, y obviamente cuando te llama Boca es algo diferente, estamos hablando de un equipo de los equipos más grandes de América, de Argentina, pero en esa época era difícil sacarme de la Real y por muchos motivos no se pudo dar un acuerdo. Además, mi mamá es fanática de Boca y es su sueño verme jugar en la Bombonera, algo que no descarto el día de mañana”, desvela el meta argentino.

Gero Rulli reconoce que en el paron de la competición se encontraba en un gran momento de forma. “Me agarró en el mejor momento de la temporada. Gracia a Dios estaba haciendo una gran temporada en Montpellier, donde estoy un año a préstamo. Venir de otro país, tras cinco años en España, conocer gente nueva, el idioma, el fútbol nuevo… Tenía un poco de temor a la adaptación, pero no me costó para nada. Me encontré enseguida muy contento con el ambiente, con como es Francia en general y estaba super contento con la temporada que estaba haciendo”.

Después, Rulli ha hecho un repaso de su trayectoria profesional, que especialmente se ha desarrollado en la Real Sociedad. “Hay muy pocos jugadores en el mundo que puedan decir que su carrera fue completamente regular. Yo tuve años muy buenos, otros en los que no hice las cosas como me hubiese gustado, algo normal en un jugador, en mi caso un arquero, que salí tan chico de Argentina. Pero es me sirvió para sentirme más completo, con muchísima experiencia, más maduro en la cancha. Tuve la suerte de ganarle al Real Madrid, al Barcelona y al Atlético de Madrid, de jugar y ganar en el Bernabéu, de hacer grandes partidos. Son momentos en los que sales a la cancha y te dices, mira donde llegué, a jugar contra el mejor jugador del mundo, el que tiene cinco balones de oro, pero cuando suena el silbato es uno más. Si tengo que elegir un momento, sería cuando le ganamos al Barcelona en Anoeta 1-0 y fui figura. Me tiraban con piedras y ese día tenía un buen día”.