En el Real Valladolid-Elche del José Zorrilla había mucho en juego y la tensión, pese a la ausencia de público, se vivió desde el primer y hasta el último minuto de un encuentro que no se decidió hasta el pitido final de un Jaime Latre que tuvo bastante trabajo. Lo que más consecuencias disciplinarias tendrá fue la expulsión de Roque Mesa.

Antes de que el Elche sacase de centro tras el 2-2 de Joaquín Fernández, Jaime Latre se dirigió al banquillo del Real Valladolid y mostró la roja directa al ex del Sevilla. Desde el Estadio José Zorrilla se percibió cómo fue el cuarto árbitro el que advirtió al colegiado de lo que había sucedido en el banquillo de Sergio González, señalando al que él entendía era el culpable de lo ocurrido.

El acta, según ha podido saber MARCA de Fuentes arbitrales, deja en una situación muy comprometida al centrocampista al quedar detallado que insultó al asistente. «En el minuto 90, el jugador Roque Mesa Quevedo fue expulsado por el siguiente motivo: encontrándose en el área técnica después de haber sido sustituido y tras la consecución de un gol por parte de su equipo, dirigirse al cuarto árbitro en los siguientes términos: la puta madre, qué malos sois».

Según el reglamento de la RFEF, Roque se expone ahora a una sanción de entre cuatro y 12 partidos, tal y como detalla el código disciplinario del fútbol español. «Insultar, ofender o dirigirse en términos o actitudes injuriosas al árbitro principal, asistentes, cuarto árbitro, directivos o autoridades deportivas, salvo que constituya falta más grave, se sancionará con suspensión de cuatro a doce partidos».