Lucas Pérez habló de los quince afectados por coronavirus en el Alavés. “El club lo está llevando internamente pero somos conscientes de que están bien, en buenas condiciones. Sabemos que está siendo duro para ellos pero saben que cuentan con nuestro apoyo. Lo que tienen que hacer es pasarlo en casa, esperar a que se frenen los contagios y tratar de que los afectados se puedan curar”, aseguró el punta. Sobre el confinamiento añadió que “aquí lo estamos pasando, en nuestros domicilios. Dedico hora y media a entrenarme por mi cuenta y el resto del tiempo lo paso con mi novia y con mis dos perros. Ahora el fútbol es secundario y hay que centrarse en pasar este momento de crisis sanitaria. Hay que esperar y hacer caso a la gente que sabe de esto”.

Para pasar el rato, Lucas ve series y películas en la tele y ha participado en el torneo FIFA on line con fines benéficos para la UNICEF. “Fue una bonita iniciativa y creo que lo hice bastante bien. Eliminé a Kevin del Celta, a Clerc del Levante y a Marcos Llorente del Atlético de Madrid. Luego me sacó de la competición Ruibal del Leganés. Tengo grupos de amigos y de compañeros que estaban atentos a los partidos pero hubo bastante cachondeo porque un día marqué un gol con la derecha y todos decían que eso era imposible en la realidad”, bromeó. Otra afición curiosa que tiene Lucas son las peleas de gallos, desafíos de raperos que le apasionan. “Hace poco estuve con mi novia en Gijón y en Madrid y lo pasamos muy bien. Es increíble el ambiente que se crea. Me parece que tiene mucho mérito como improvisan y como riman. Yo no sería capaz”, dijo el futbolista.

El delantero gallego espera que “todo esto acabe cuanto antes y que todos los trabajos vuelvan a la normalidad. Lo más importante es la salud pero los futbolistas lo que queremos es jugar de nuevo. Yo estoy muy a gusto en Vitoria y me gustaría que la temporada terminara con normalidad pero todavía habrá que esperar. Ya le suelo decir a Manu que el capitán del equipo debería de serlo yo, que llevo en este club desde que tengo 15 años”, señaló con humor. Lucas llegó a la cantera de Vitoria hace mucho tiempo y luego inició su largo viaje por varios clubes del mundo. Fue la primera vez que salió de su casa. Manu le respondió que “le cederé el brazalete cuando gane el torneo FIFA”. Buen ambiente en medio del ostracismo competitivo.