Ya es oficial. Como venía contando AS en los últimos días, Kenan Kodro es el jugador elegido para reforzar el ataque blanquivioleta hasta final de temporada y el Real Valladolid lo acaba de hacer público. El delantero donostiarra, que se entrenará ya hoy con sus nuevos compañeros, llega cedido hasta final de temporada por el Athletic Club y lo hace con la intención de sustituir con éxito a Marcos André, que fue operado del pubis a principios de año y no estará de vuelta, como mínimo, hasta el mes de marzo.

Kodro, que no ha tenido mucha suerte, ni oportunidades en San Mamés, se formó en Zubieta, en la cantera de la Real Sociedad, y era uno de los jugadores que más gustaban en la dirección deportiva pucelana. El nuevo delantero, que no se entrenó ayer con el Athletic, dio sus primeros pasos en las categorías inferiores del club donostiarra antes de ser firmado por Osasuna, donde jugó tres temporadas (80 partidos, 12 goles), entonces fue vendido al Mainz 05 alemán, donde no tuvo mucha participación, fue cedido a Suiza, al Grasshoper, antes de ser vendido, de nuevo, al Copenhague, en la 2018-19, donde hizo seis goles en 18 partidos, lo que le valió para firmar con el Athletic, donde no ha tenido mucha suerte (tres goles en 26 duelos en dos años y medio).

Con la confirmación de la llegada de Kodro, el Real Valladolid cierra una de las dos posiciones donde necesitaba un refuerzo, la delantera, y ahora se centra en encontrar un jugador para el lateral zurdo, donde el favorito es Lucas Olaza, jugador uruguayo de Boca cedido en el Celta, por quien los pucelanos están apostando muy fuerte, por lo que la operación se puede cerrar en las próximas horas, sin olvidar la posibilidad de Adrián Marín, jugador del Alavés, si la operación de uruguayo se tuerce.