El partido Eibar-Real Sociedad, aplazado por la contaminación del aire, se disputará el martes 10 de marzo en Ipurua a partir de las 20:00 horas. Los dos clubes guipuzcoanos han llegado a un acuerdo para retrasar tres semanas un encuentro que debía haberse jugado el pasado domingo y que se suspendió por un incendio en un vertedero de Zaldibar (Bizkaia).

La alerta medioambiental todavía persiste, y por tanto sigue vigente la recomendación de Osakidetza (Servicio Vasco de Salud) de cerrar las ventanas de las casas de Eibar, Ermua y Zaldibar, y de no hacer deporte al aire libre. Pero se espera que en los próximos días se sofoque por completo el incendio, con lo que los niveles de contaminación bajarán y volverá la normalidad a la zona afectada.

Las entradas compradas tendrán validez para la nueva fecha, aunque los aficionados también tienen la opción de que se les devuelva el dinero. Para ello deben contactar con la entidad eibarresa.

El club blanquiazul ha conseguido que el derbi entre los dos conjuntos guipuzcoanos de Primera División tenga lugar después de que la Real juegue el encuentro de vuelta de la semifinal de Copa del Rey ante el Mirandés, que será el miércoles 4 de marzo en Miranda de Ebro (Burgos). Los realistas no querían que el duelo aplazado ante el Eibar llegara antes del decisivo partido contra el Mirandés en el campo de Anduva, en el que defenderán el 2-1 logrado en Anoeta el pasado jueves. Están a un paso de clasificarse para la final copera de Sevilla, y han priorizado el querer llegar ‘frescos’ a la semifinal copera por encima de todo.

Antes del aplazamiento el pasado domingo, la Real había disputado 8 partidos en 25 días por afrontar dos competiciones con gran éxito. Era sexta clasificada hasta hace una semana en liga y aspira a clasificarse para Europa; mientras que en Copa es uno de los cuatro semifinalistas tras eliminar a partido único al Real Madrid en el Santiago Bernabéu. En estos 8 duelos, ha obtenido 6 victorias (4 de ellas en la copa).

El ‘peaje’ que ha pagado el equipo donostiarra es el cansancio de sus principales futbolistas, porque su entrenador, Imanol Alguacil, ha utilizado casi sin dar descanso a sus jugadores titulares. Así, el aplazamiento ha beneficiado a la Real de cara a dar un respiro a su plantilla.

En cambio, el Eibar deseaba disputar cuanto antes -una vez que haya desaparecido la alerta medioambiental- el encuentro suspendido por la contaminación del aire. Y es que en la liga se encuentra inmerso en la lucha por la permanencia y durante la última jornada liguera han puntuado los cuatro últimos clasificados. Así, el conjunto azulgrana, que no pudo jugar el pasado domingo, está sólo 3 puntos por encima de los puestos de descenso, aunque con un partido menos, y el derbi con la Real es una opción de sumar y alejarse del peligro.

El Eibar afronta esta semana un duelo muy complicado, ya que visitará el sábado (16 horas) al Barcelona en el Camp Nou. Luego jugará dos partidos seguidos en Ipurua frente a rivales directos en la lucha por la permanencia, el sábado 29 de febrero (13:00 horas) contra el Levante; y el sábado 7 de marzo (13:00 horas) ante el Mallorca.

De esta forma, repetirá en Ipurua contra la Real Sociedad el martes 10 de marzo (20:00 horas); antes de realizar un nuevo desplazamiento complicado ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu. Aunque el duelo contra el equipo blanco, líder de la liga, todavía no se ha designado, probablemente tendrá lugar el sábado 14 de marzo.