Ousmane Dembélé vio cómo acababa su temporada a principios del mes de febrero con una nueva lesión. El Barcelona no podrá contar con él en seis meses y sus aspiraciones de participar en la Eurocopa 2020 con Francia se han esfumado. El extremo ha estado constantemente en el punto de mira de los aficionados por su facilidad para lesionarse, siempre achacada a su estilo de vida (comida basura, trasnochar, etc). Pero lo cierto es que, igual que el jugador no tenía problemas en reconocer que sus hábitos no eran los más adecuados, durante esta campaña ha estado tratando de corregirlos. Es más, lo que llama la atención en la Ciudad Condal es que hasta que le ficharon por 145 millones, el jugador nunca se había lesionado. L’Equipe ha explicado al detalle cómo era y cómo es la vida de Dembélé y qué motivos le han podido llevar a atravesar tal calvario con las lesiones.

El alto precio que pagaron pudo ser uno de los primeros desencadenantes por el estrés, a los que habría que tener en cuenta un golpe durante uno de sus últimos entrenamientos con el Borussia Dortmund. No hablar claro sobre el incidente que propició que forzara su salida ha podido pesarle a la larga. En cualquier caso, lo cierto es que en el club alemán nunca se lesionó, a pesar de que Thomas Tuchel estaba encima de él todo el día.