La dirección deportiva del Celta, encabezada por Felipe Miñambres, atendió las peticiones mínimas de Óscar García en el mercado invernal. El técnico catalán solicitó un mínimo de tres refuerzos y esos fue los que realizó el conjunto celeste en el mercado invernal, aunque todos ellos se han convertido en pieza clave para el preparador celeste.

Smolov fue el último en reforzar al Celta en el mercado invernal, pero fue el segundo en debutar. El ruso incluso debutó en Mestalla sin haber realizado ningún entrenamiento con sus compañeros. Ese fue el único encuentro en el que partió desde el banquillo, en el resto fue titular. Su mejor carta de presentación la selló en el Bernabéu, con un golazo que silenció el feudo madridista.

Por último, Bradaric también ha conseguido conquistar a Óscar García, pese a que en las primeras semanas le costó adaptarse al ritmo de juego. Debutó como titular en el Santiago Bernabéu con una gran actuación y a la semana siguiente fue expulsado a los veinte minutos en su primer partido como titular en Balaídos. Pese al revés, regresó directamente a la alineación inicial tras cumplir el partido de sanción. Su buena colocación da mayor libertad de movimientos a Okay y Rafinha.