En circunstancias normales, el derbi valenciano se habría disputado el 13 de marzo en Mestalla. La pandemia paralizó el mundo y, en consecuencia, las competiciones deportivas suspendieron su actividad. Prácticamente tres meses después vuelve el derbi y son varios los jugadores que se han beneficiado de este parón obligado para avanzar en sus respectivas recuperaciones y llegar en plenas condiciones al duelo de la ciudad de Valencia.

Albert Celades recupera efectivos y alternativas en ataque, principalmente a Maxi Gómez. El charrúa se habría perdido no solo el derbi, sino todo lo que restaba de LaLiga de no ser por el parón, debido una fractura del quinto metatarsiano que le obligó a pasar por quirófano. Pese a que no estuvo en el simulacro de partido que realizó el equipo en Mestalla el sábado, lleva trabajando con normalidad desde que se reanudaron los entrenamientos.

Más allá de Piccini, que se sigue recuperando de la intervención en la rodilla, y de Garay, que padece una rotura de ligamentos y su contrato expira en 21 días, Celades respira porque dos jugadores clave han podido recargar pilas. Se trata de Rodrigo Moreno y Guedes, ambos han reconocido recientemente que hasta el parón jugaban con pequeñas molestias. El hispanobrasileño acusó desde que comenzó 2020 una lesión en la rodilla que le impidió estar a su máximo nivel, aunque sí que pudo participar en algunos encuentros. Guedes por su parte regresaba al equipo tras cuatro meses fuera por una lesión en el tobillo y aunque estaba recuperando buenas sensaciones, aun padecía dolores en la articulación, los cuales se han esfumado a lo largo de estos meses.

El Levante, por su parte, ha sido el más beneficiado durante el parón, con hasta seis jugadores que se han recuperado totalmente de sus dolencias y están preparados para afrontar el encuentro. La única excepción es el caso de Róber Pier, parado desde la temporada pasada por una lesión en el ligamento cruzado de su rodilla derecha. Sin embargo, el pasado viernes se probó en el partido que disputó la plantilla en Buñol y es una opción más para Paco López.

Jugadores como Nemanja Radoja, Rubén Rochina y Hernani, descartes asegurados en primera instancia, están totalmente aptos para el derbi. El serbio se recuperó de una lesión en los isquiotibiales de su pierna izquierda en su país con un fisioterapeuta de confianza y ha regresado sin secuelas desde el primer día de trabajo. El pivote es fundamental en los planes del técnico de Silla.

Rochina ha dejado atrás la lesión muscular Grado II en el aductor derecho, aunque el viernes descansó en el segundo tramo del partidillo en la ciudad deportiva. Hernani optó por el tratamiento conservador de su lesión osteocondral en el cóndilo femoral interno de la rodilla derecha, esquivando el quirófano, y ha regresado como uno más en la vuelta al trabajo. El luso, sin ir más lejos, marcó uno de los tantos del equipo ganador del viernes.

Menos graves eran los casos de Enis Bardhi y Carlos Clerc. Tras un duro encuentro en Granada el 8 de marzo, el último que se disputaría antes de las consecuencias del covid-19, el macedonio sufrió un leve esguince de tobillo en su pie derecho y el lateral catalán una fractura en el cuarto metacarpiano de la mano izquierda que requería de protección. Sin embargo, su presencia no estaba descartada y ahora ya están en plenas condiciones.