El Valencia anunció el lunes por la noche que el 35 por cien de las personas vinculadas al primer equipo, cuerpo técnico y jugadores, han dado positivo en la prueba del Covind-19. Son varios los futbolistas contagiados, si bien, ninguno de ellos -en realidad nadie de los afectados- tiene síntomas de la enfermedad (ni fiebre ni tos ni, entre otros, problemas respiratorios). Es por ello que, según consejo de los servicios médicos del club, mantienen sus rutinas de trabajo aunque aislados cada uno de ellos en sus domicilios.

El Valencia, como la mayoría de clubes profesionales, suspendió el pasado viernes la actividad deportiva en grupo. De hecho ese día los de Celades ya ni tan siquiera se ejercitaron y solo acudieron a Paterna para someterse a la prueba, cuyos resultados empezaron a confirmarse (los positivos y también los negativos) a partir del domingo. El preparador físico y el nutricionista remitieron a cada uno de los jugadores unas pautas de comportamiento y de trabajo físico. Y esas pautas siguen siendo las válidas para todos, incluidos los que han dado positivo, dado que como recalcó el club ninguno tiene síntomas.

Los servicios médicos del Valencia, dada la peculiar coyuntura que es paralizar la competición a mitad de su transcuro, les han insistido en la importancia que tiene durante los próximos días que cuiden su alimentación. La misión de cada uno de los futbolistas es mantener en la medida de lo posible sus niveles de masa muscular. Además mantienen comunicación permanente por teléfono y médicos del club acuden diariamente al domicilio de los jugadores, que en el caso de los que han dado positivo viven aislados de sus familiares.

El club se congratula de las medidas tomadas y hará más pruebas
El Valencia fue pionero en la puesta en marcha de medidas para prevenir la pandemia del Covid-19 y, ahora que ha sufrido múltiples contagios, se congratula más aún de las medidas tomadas. Desde el club se recalca que las medidas de aislamiento de su primera plantilla han evitado que ellos fueran foco de contagio de otras personas, como medios de comunicación o aficionados.

Un dirigente de la entidad, por ejemplo, se acuerda en esta coyuntura de la medida que tomaron de que los futbolistas saltaran al césped para jugar los partidos sin niños cogidos de la mano. “¿Te imaginas cómo estarían de nerviosos ahora sus padres?”, se apunta desde la entidad de Mestalla.

Esa fue una de las múltiples medidas que tomó el Valencia, que canceló cualquier aparición pública de sus jugadores, incluidas ruedas de prensa. Sin embargo, a pesar de tales esfuerzos y críticas recibidas por ello, el 35 por cien de su vestuario se ha contagiado en alguno de los focos que se salían de dichos controles, es decir, la disputa de los partidos.

El Valencia, ahora, ha cerrado todas sus intalaciones: Paterna, Oficinas y Mestalla. Tan solo hay unos servicios mínimos de mantenimiento de instalaciones (césped) trabajando por turnos. El club, además, ha encargado una limpieza extrema de sus recintos. Ahora el club está recabando información sobre las personas, principalmente futbolistas del filial, que hayan podido tener contacto en los últimos días con el primer equipo para someterles también a la prueba del Covid-10.