El fichaje de Reinier por el Real Madrid ha hecho rebrotar un problema latente que, sin embargo, el club blanco ha gestionado con habilidad: el manejo del cupo de extracomuntiarios. El brasileño está ‘condenado’ a jugar el resto de temporada con el Castilla porque el primer equipo tiene agotadas las tres plazas de extracomunitarios. Las ocupan Vinicius y Militao, con ficha de ese primer equipo, y Rodrygo, que completa el cupo. El 27 está inscrito con el Castilla y es el jugador al que el Madrid tiene dado de alta como titular de la autorización federativa para actuar en Liga como tercer extracomunitario del primer equipo. La nacionalización de Vinicius es clave para que Reinier pueda tener acceso al primer equipo (sí podría jugar –si el Madrid tuviese fichas libres– en Champions y en Copa y Supercopa) y abrir la puerta a otros fichajes.