Barcelona Atlético de Madrid vuelven a jugarse camiseta La Liga tailandia en un enfrentamiento directo y resulta inevitable acordarse de la temporada 13-14, cuando ambos equipos disputaron una especie de final por el campeonato en la última jornada. En esta ocasión, la situación no es tan dramática. Pase lo que pase, el campeonato no se resolverá este sábado. Además, en esta ocasión hay otros dos invitados a la fiesta. Real Madrid y Sevilla también tienen sus opciones para conquistar el título. Eso sí, el que salga derrotado de esta cita, verá cómo sus aspiraciones de llevarse la copa se van por el sumidero.

A aquel partido, tanto el equipo del Tata Martino como el del Cholo Simeone llegaron tras haberse ido dejando puntos de manera inexplicable. Esta vez el equipo catalán es más fiable que aquel, pero no así el de Simeone, que ha dilapidado una enorme ventaja de puntos sobre sus perseguidores.

Como en la 13-14, el partido se disputará en el Camp Nou. Aquel duelo, que terminó en empate a uno y le dio el título al equipo colchonero, estuvo marcado por una decisión arbitral que en aquel momento pasó desapercibida. Mateu Lahoz anuló un tanto de Leo Messi que debió subir al marcador. El valenciano señaló un fuera de juego inexistente, aunque lo cierto es que ni los jugadores del Barça protestaron la acción. No se dieron cuenta de la gravedad de lo que acababa de suceder y de que ese tanto mal anulado les acabaría costando el título.

Años después, Mateu Lahoz sigue acordándose de aquella jugada y lamenta haberse equivocado. Cree que si hubiese existido el VARen aquella época, ese error no hubiera tenido lugar. «Es un ejemplo de jugada en la que ojalá hubiera estado el VAR», explicaba en Radio MARCA en 2019.

Siete años después, el destino -y el Comité Técnico de Árbitros- ha querido que el colegiado vuelva a ser el encargado de dirigir este partido con aroma de déjà vu. Acostumbrado a la presión como pocos, el valenciano sabe que su actuación estará siendo observada con lupa por todo el mundo, especialmente los culés. Está vez no puede permitirse errores de esa magnitud.