El primer equipo del fútbol habrá estado un total de 51 días confinado, desde que el 13 de marzo el club diera por finalizado los entrenamientos en la Ciutat Esportiva tras la confirmación del inicio del Estado de Alarma en España. Durante este tiempo en que han estado en sus domicilios, los jugadores pactaron con el club una reducción salarial del 70%, a la que habría que sumar un 2% más, para ayudar a los trabajadores de la entidad a cobrar la totalidad del sueldo mientras durara el ERTE.

En términos prácticos, esta rebaja salarial suponía a las arcas del club un ahorro de unos 14 millones de euros limpios por cada mes que durara el confinamiento, es decir, un 5.75% de la ficha anual del jugador. Teniendo en cuenta que al final habrá durado un total de 51 días -el Gobierno anunció que el próximo lunes se inicia la fase cero del desescalonamiento, que supondrá la posibilidad de realizar sesiones individuales en los centros deportivos para los futbolistas profesionales-, la rebaja total que habrá supuesto para el club es de un 9,9% del salario total, es decir, 23,800 millones de euros.

A partir del 4 de mayo, los jugadores regresarán a la actividad, aunque eso no quiere decir que cobren el 100% de su sueldo, ya que mantendrán la rebaja del 2% de su salario para ayudar a los empleados del club durante el periodo de ERTE.

El problema para el club será sin duda a la hora de afrontar la masa salarial de los jugadores del primer equipo -entorno a los 243 millones en fichas- ya que el club seguirá todavía sin ingresar un euro en sus arcas. Hay que recordar que en el mejor de los casos la competición comenzaría a partir de mediados de junio, pero sería además con los partidos a puerta cerrada, por lo que los ingresos en taquilla y en merchandasing serían nulos. En principio, la única fuente de ingresos serían los derechos televisivos.