Andrés Guardado jugó un minuto en el presente campeonato liguero. Pasaron siete jornadas en las que el mexicano estuvo casi inédito debido a unos problemas físicos que ya condicionaron su pretemporada. Manuel Pellegrini trata de recuperar a uno de sus futbolistas más experimentados y su objetivo es tenerlo de vuelta para citarse con el Elche el próximo domingo, aunque de momento el jugador no se ejercitó en la primera sesión de entrenamiento de la semana. Todo un condicionante para el técnico desde que comenzó el curso y que abre muchos interrogantes sobre la vuelta del mexicano al césped.

Sin Guardado, Pellegrini compensó sus necesidades tirando de William Carvalho para acompañar a Guido. El portugués tiene virtudes diferentes a las del mexicano, pero encontró un sitio en ese 4-2-3-1 que tan buen resultado dio en el inicio de Liga y tantas dudas genera ahora. No tiene en mente Pellegrini variar su dibujo, por lo que un regreso de Guardado abriría la opción de un cambio de piezas, ya sea variando el papel de Guido como pivote o sacando de la ecuación a Carvalho.

El propio técnico del Betis hizo referencia a la ausencia de Guardado en su penúltima comparecencia ante los medios y dejó claro que el futbolista llegó en buenas condiciones tras su presencia con el combinado mexicano y se lesionó posteriormente. Tras renovar la pasada campaña, en Heliópolis esperan que Guardado siga siendo una pieza importante en el plantel y su papel de capitán también ayude al equipo verdiblanco a tener más carácter competitivo sobre el césped en esta temporada.