Al camiseta Sevilla tailandia se le escapó la victoria en los últimos minutos frente al PSG por un error infantil entre la defensa y el propio portero, que había estado de diez toda la tarde. Dos veces se adelantaron los andaluces y las mismas igualó el conjunto francés, en un partido que fue perdiendo intensidad e interés conforme pasaban los minutos por los continuos cambios de los entrenadores, que terminaron con dos onces repletos de chavales. Tras dos victorias en pretemporada, el Sevilla suma su primer empate. Todo esto con Koundé, el protagonista de la jornada en el mercado de fichajes, viendo el partido detrás del banquilo.

Julen Lopetegui apostaba por su once más titular, con la entrada de un solo jugador del filial. El PSG también sacaba un once medianamente reconocible, aunque sí con más jóvenes por todas las ausencias que aún tiene Pochettino. El domingo se estrenan en competición oficial. Van justos. El Sevilla se colocaba con defensa de tres, para cuadrar su zona más castigada de ausencias. Koundé, en chanclas, estaba en la grada. No iba a jugar. Y en los primeros diez minutos no se enteró el equipo de la película, sobre todo entre Gudelj y Rekik, dejando que Ocampos cargase solo con la responsabilidad de defender a Achraf, a un nivel de explosividad alucinante. El fichaje del PSG se quedó dos veces mano a mano contra Bono con suma facilidad. Una la detuvo el portero. Otra, fuera.

Julen pedía concentración. Poco a poco se fue asentando el cuadro andaluz en el campo. Demasiado toque y poca mordiente. Jordán, disminuido físicamente pese a su titularidad, tuvo que ser sustituido a la media hora. Pedro Ortiz, mediocentro de 20 años del filial, recibió un buen pase interior de Óscar para romper una línea de impresión y lo continuó con un preciso pase entre los centrales a la carrera de En-Nesyri. Regate del marroquí a Keylor y penalti. Rakitic no fallaba. El Sevilla se marchaba al descanso por delante, aunque sin un juego constante donde resaltaron, en el lado negativo, las pérdidas poco habituales. La segunda mitad venía aparejada de sustituciones. A Lopetegui ya sólo le quedaba tirar de chavales.

Icardi empataría al inicio del segundo tiempo. Nueva jugada de Achraf, que se midió al recién ingresado Pablo Pérez, con un pase interior que terminó en las botas del delantero argentino, que sólo tuvo que fusilar a Bono. Pese a este mal inicio, el Sevilla controlaba el juego. Era el conjunto parisino quien había perdido presencia en el centro con los cambios. El dominio nervioense le permitía no sufrir atrás. Ese control de pelota permitió que los de Lopetegui se asomaran sobre los dominios de Keylor, aunque fallaba el último pase. Suso lo intentó tras jugada de Ocampos, más entonado en el segundo periodo. Otra llegada del argentino, con Óscar escoltándole, le permitió al de Talavera el probar por fin con su buen disparo. La colocó en el segundo palo con maestría. Nueva ventaja para el Sevilla.

Los últimos 20 minutos fueron, con muchos jugadores jóvenes en el campo, un poco descontrolados. Jugadas individuales, tratando de llegar rápido a portería, alguna imprecisión y la demostración de que hay materia prima en Nervión para completar la plantilla. Sin embargo, un error infantil, tras un paradón de Bono, entre José Ángel y el propio portero, finalizaron con el gol del empate del PSG, obra de Nagera. Un empate con sabor agridulce.

Ficha técnica

PSG: Keylor Navas; Achraf, Kehrer, Bitshiabu, Kurzawa; Ander Herrera, Gueye; Gharbi, Dina Ebimbe, Draxler; Icardi

También jugaron: Xavi Simons, Kalimuendo-Muing, Diallo, Alloh, Michut, Fadiga, Bitumazala, Nagera y Fressange.

Sevilla: Bono; Jesús Navas, Gudelj, Rekik, José Ángel; Jordán, Rakitic; Suso, Óscar, Ocampos; y En-Nesyri.

También jugaron: Pedro Ortiz, Pablo Pérez, Munir, Juanlu, Johansson, Iván Romero, Idrissi, Pozo, Juanmi y Aspar.

Árbitro: Joao Malheiro. Amarillas para Keylor Navas (38′), Gharbi (43′) y Diallo (86′).