El regreso de la competición liguera puede suponer un plus para algunos jugadores del Atlético que no han tenido muchos minutos esta temporada. Giménez es uno de ellos. El defensa uruguayo no ha tenido el rendimiento esperado, marcado por las lesiones, y pasó de ser importante a desaparecer del equipo. Su salida del once coincidió con la explosión de Felipe, convertido en un baluarte defensivo en el equipo de Simeone. Un descubrimiento para muchos. Giménez puede recuperar su protagonismo cuando comience la competición.

En defensa ha habido muchas lesiones. Savic y Giménez tuvieron problemas musculares, lo que les afectó en su rendimiento. Grave ha sido el caso del defensa uruguayo, quien ha jugado sólo 16 partidos de competición oficial (11 de LaLiga, cuatro de Champions y uno de Supercopa de España). Se perdió siete encuentros ligueros, entre las jornadas 10 y 16: Athletic, Alavés, Sevilla, Espanyol, Granada, Barcelona y Villarreal. Hasta entonces había sido fijo y únicamente dejó de jugar ante el Mallorca, en la jornada sexta. Volvió, jugó ante Osasuna, Betis y Levante y se lesionó de nuevo. No jugó ante Eibar, Leganés, Real Madrid y Granada. Fue suplente ante Valencia y Villarreal. Tampoco jugó ante Espanyol ni Sevilla. El último partido liguero fue ante el Levante, el 4 de enero. Disputó la Supercopa de España y jugó la final ante el Real Madrid, donde cayó lesionado. Eso fue el 12 de enero.

El buen funcionamiento de la pareja formada por Savic y Felipe le cerró las puertas de la titularidad, algo inhabitual en él, acostumbrado a disputar muchos minutos y muchos partidos. En Champions también se perdió la mayor parte de los encuentros. Empezó de titular ante Juventus y Lokomotiv, disputó quince minutos ante el Leverkusen y luego ya no jugó. Sí lo hizo en la recta final de la prórroga ante el Liverpool, el 11 de marzo, cuando Simeone le metió como tercer central ante los balones aéreos del conjunto inglés.

En todo este año 2020 Giménez únicamente ha jugado tres encuentros, el mencionado ante el Levante, en LaLiga el 4 de enero, 98 minutos ante el Real Madrid, en Supercopa, el 12 de enero, y catorce minutos ante el Liverpool. Muy poco bagaje para un futbolista que querrá acabar de la mejor manera un ejercicio muy complicado. Por fortuna para él, Giménez empieza de cero.