Fabián lleva muchos meses siendo uno de los primeros nombres en la lista de Real Madrid y Barcelona, pero este Clásico en el mercado de fichajes tendrá que aplazarse de al menos un año. Según pudo saber AS, debido a la crisis económica causada por la COVID-19, ambos clubes consideran imposible su incorporación en este verano. Y, por eso, el Nápoles y You First Sports, agencia que representa al jugador, han reanudado la negociación para renovar su contrato.

El acuerdo actual caduca en 2023 y no prevé una cláusula de rescisión, que en Italia no es obligatoria. En los últimos días hubo avances importantes entre las partes, aunque todavía quedan bastantes detalles que resolver.

El nuevo contrato del exbético caducaría en 2025, con un sueldo que podría llegar a los 5 millones de euros netos, más variables. Con este salario, el palaciego se convertiría en el segundo jugador más pagado de la plantilla junto con el capitán, Lorenzo Insigne, y detrás de Kalidou Koulibaly (que percibe 7 millones y podría marcharse en los próximos meses). Asunto fundamental será la cláusula de rescisión: los sureños quieren que supere los 100 millones de euros, los agentes tienen otras ideas. Se está discutiendo del tema.

Blindar al mediocampista es una petición de Rino Gattuso, que ha puesto su nombre entre los intocables de la plantilla. De Laurentiis quiere contentar a su entrenador, al que no deja de alabar (llegó a definir a Ancelotti “un accidente”) por haber llevado al conjunto de la peor crisis de la última década al segundo mejor rendimiento del Calcio en la segunda vuelta, a ganar una Copa italiana y a seguir con vida en la Champions tras al 1-1 con el Barça. Fabián será una pieza clave del proyecto en la próxima temporada, que vivirá como titular intocable hasta la Eurocopa 2021. Allí, probablemente, se reanudará el culebrón, con Madrid y Barça al acecho.