Sergio Escudero ha terminado una larga y productiva etapa con el SevillaSeis años ha permanecido el lateral izquierdo en la disciplina andaluza, donde consuistó una Europa League en su primer año (2016) y otra en su penúltimo (2020). Ha disputado 176 partidos en estos seis ejercicios, anotando siete goles y 13 asistencias. Los dos últimos cursos han sido los más complicados para él. Lesiones inoportunas y una dura competencia con Reguilón primero y ahora con Marcos Acuña. Ha decidido que era el momento preciso de buscar otros retos. «He peleado con orgullo por el que considero que es mi escudo y ahora mismo como un sevillista más, os seguiré y llevaré siempre en mi corazón», escribió en su carta de despedida.

Sergio Escudero ha terminado una larga y productiva etapa con el SevillaSeis años ha permanecido el lateral izquierdo en la disciplina andaluza, donde consuistó una Europa League en su primer año (2016) y otra en su penúltimo (2020). Ha disputado 176 partidos en estos seis ejercicios, anotando siete goles y 13 asistencias. Los dos últimos cursos han sido los más complicados para él. Lesiones inoportunas y una dura competencia con Reguilón primero y ahora con Marcos Acuña. Ha decidido que era el momento preciso de buscar otros retos. «He peleado con orgullo por el que considero que es mi escudo y ahora mismo como un sevillista más, os seguiré y llevaré siempre en mi corazón», escribió en su carta de despedida.

«Es el momento de cerrar la etapa más maravillosa de mi carrera deportiva». Escudero llegó al Sevilla procedente del Getafe, con todavía Unai Emery en el banquillo, quien le sacó el mayor provecho. Pero sus mejores partidos se le vieron con Sampaoli. La libertad que le otorgó el técnico argentino permitieron ver su mejor fútbol. Por eso se ganó la llamada del seleccionador español en 2016, que era precisamente Julen Lopetegui, su actual entrenador. «Es duro irse de donde consideras que es tu casa y cerrar una etapa tan increíble pero el fútbol es así», se sinceraba Escudero, quien recibió la respuesta de muchos de sus compañeros actuales y otros del pasado.

Como Sergio Reguilón, que compartió vestuaro y posición en la espectacular temporada que realizó el Sevilla el pasado año. El lateral madrileño colocó el emoticono de un corazón y una cara triste. «Grande amigo !! Te mereces todo lo bueno que te venga !!», escribía Coke Andújar, futbolista del Levante y ben amigo de Escudero. «Muchas gracias por todo Escu ! Fue un placer compartir el vestuario con el jugador y aún más con la persona», le decía Koundé. «Lo mejor esta por venir amigo. Te quiero», respondía Franco Vázquez, otro de los que se marchan del Sevilla emocionado. Se marcha Escudero. Otro que deja su huella en Nervión.