A esta hora, Clement Lenglet es el único central sano de la primera plantilla del Barça. Con Piqué fuera para un periodo aproximado de entre tres y cinco meses; Araújo en periodo de rehabilitación después de su lesión en Turín; y Umtiti desaparecido en combate, el francés es el único defensa específico para afrontar el partido de Kiev. De los 29 inscritos para la Champions, sólo hay un central más inscrito. Es Óscar Mingueza (13-5-1999). Nacido en Santa Perpetua de Moguda, apenas ha jugado un partido con el filial esta temporada. El año pasado tampoco fue indiscutible. Los titulares en el filial eran Araújo y Jorge Cuenca, vendido este verano al Villarreal, que lo ha cedido ante el Almería. Salvo sorpresa, Frenkie de Jong jugará como titular en Kiev al lado de Lenglet y también mientras se recuperan Araújo y, quién sabe, si Umtiti.

En este escenario, el nombre de Eric García vuelve a estar sobre la mesa. El Barça tiene un principio de acuerdo con el jugador para ficharlo en junio e intentará adelantarlo en enero. El problema es que el City no lo regalará y que el club azulgrana necesita vender. Eric García, no obstante, pasa a ser la prioridad número uno por delante de Depay, que era el gran sueño de Koeman.

El fichaje de Eric García estuvo tan cerca el 5 de octubre que su agente, Iván de la Peña, estuvo hasta el cierre de mercado en la Ciutat Esportiva con Josep Maria Bartomeu, entonces presidente, y Òscar Grau, CEO del club, para cerrar la operación. Pese a que incluso llegó a descolgar el teléfono desde Las Rozas, donde estaba concentrado con la Selección, para pedirle al City un esfuerzo para que lo liberase, Eric García (9-1-2001) aplazó de jugar en el club donde se crió. El Manchester City no cedió hasta el final y se mantuvo firme. Barça y citizens se estuvieron peleando por las variables hasta el final. Los azulgrana ofrecieron 10 millones fijos y ocho en variables, mientras que Ferran Soriano y Txiki Begiristain pedían diez fijos y diez en variables. No parece que el City vaya a dar su brazo a torcer fácilmente en enero pese a que Ruben Dias y Laporte son indiscutibles y el central está decidido a ser azulgrana la próxima temporada.

Quien queda en una situación difícil es Memphis Depay, que hasta la lesión de Piqué era el objetivo número uno del Barça, equipo sin gol, en el mercado de invierno. El Olympique de Lyon estaba más decidido que el City a facilitar la operación, y el internacional holandés también tiene un compromiso cerrado con los azulgrana. Sin embargo, el escenario ha cambiado. El Barça tiene una instrucción no escrita de LaLiga que le prohibirá inscribir a jugadores si antes no vende por una cantidad cuatro veces superior a la que cueste el jugador que llega. Así que el Barça necesita desprenderse de Júnior y Braithwaite si quiere traer a Eric García y Depay. No parece una operación sencilla.