El Tenerife da el primer susto al Villarreal de Unai Emery. Los de Fran Fernández, que ponían de largo el nuevo proyecto en su estreno en pretemporada, sorprendieron al conjunto groguet en el Pinatar Arena. Álex Baena adelantó a los amarillos, pero en cuatro minutos Emmanuel Apeh y Jorge Padilla dieron la vuelta al marcador. Paco Alcácer empató el encuentro, pero Pau Torres, en una mala tarde, certificó el triunfo tinerfeño con un gol en propia puerta, e incluso pudo caer alguno más,

El partido arrancó con un equilibrio de fuerza donde se vio un buen Tenerife y un Villarreal espeso en la circulación, sin encontrar la referencia de Dani Parejo en la medular. Además, los de Emery estuvieron desajustados y fallones en defensa. Sergio Asenjo en la primera, y Jorgensen en la segunda, evitaron un mal mayor.

La primera parte estuvo equilibrada, con pocas llegadas y ambos equipos tanteándose mientras las piernas aguantaban. Lo más destacable de los primeros minutos fue la lesión de Alberto Moreno, que se retiró con problemas en la rodilla que no reviste mayor gravedad. Por contra, Take Kubo volvió a estar algo gris. Incluso peor que en su estreno como groguet. Finalmente, el primer acto lo decidió el canterano Baena que fue habilitado por un Gerard Moreno que ha arrancado la preparación del curso con la inercia del final de la temporada pasada. Antes, Sergio Asenjo ya había salvado al equipo tras una falta directa de los tinerfeños, que mostraban colmillo frente a un rival de nivel europeo.

En la segunda parte los cambios no ayudaron y el Villarreal seguía dormido. En cuatro minutos, el Tenerife le había dado la vuelta al partido, con dos errores groseros y desajustes defensivos. Apeh, recientemente incorporado procedente del Celta, y llamado a ser uno de los referentes ofensivos del equipo, empató nada más salir de vestuarios. En el 51, el canterano Padilla abría distancias en el marcador.

Revolución tinerfeña que se vio frenada momentaneamente por una gran jugada de Samu Chukwueze que culminó Paco Alcácer tirando de oportunismo. Gol marca de la casa. Pero no era la tarde de Pau Torres, uno de los defensas destacados del pasado campeonato, que entró para sustituir a Alberto Moreno y no estuvo cómodo. El central de Vila-real cerró una tarde para el olvido con un gol en propia puerta que certificó la victoria de los blanquiazules.

El Tenerife de Fran Fernández se mostró como un equipo vertical, que nunca perdió la cara al partido e incluso pudo aumentar la diferencia. Emery, por su parte, sigue con las pruebas, ajustando su 4-4-2, pero demostrando que todavía tiene que mucho que trabajar en defensa. No obstante, sin Albiol y sin sus laterales titulares, todavía está la retaguardia entre pinzas. Los tinerfeños estrenan la pretemporada con victoria y susto a uno de los proyectos más ilusionantes de LaLiga.