El Real Madrid cederá a Jovic o a Mayoral antes de que se cierre el mercado de fichajes. El club prefiere que el cedido sea Jovic, ya que considera que, a sus 22 años, salir al Calcio una temporada supondrá para el serbio tener más minutos y con ello madurar y mejorar, y confía en recuperar después un delantero para muchos años y rentabilizar la inversión que hizo con su fichaje. En todo caso, si Jovic sale será con billete de vuelta.

Los técnicos del Real Madrid tienen esperanza en que Jovic rompa en gran delantero una vez que juegue un domingo tras otro, como ya sucedió en Alemania. En España, la pasada temporada, sólo disputó un partido completo. Fue en Pamplona, contra Osasuna. Lógicamente no se puede juzgar a Jovic por esa única aparición. Se negociará su cesión siempre que su club de destino, en Italia, acepte el compromiso de darle oportunidad de jugar con frecuencia. Esa continuidad es la que le ha faltado hasta ahora y que el Madrid no ha podido darle. La aportación de Benzema ha sido extraordinaria y el francés ha dejado poco margen para la competencia.

Por contra, en Concha Espina ven en Borja Mayoral la alternativa más firme y segura para Benzema. Uno de los dos saldrá antes del próximo lunes, y en la decisión pesará también el tipo de acuerdo que se alcance con su club de destino. En ambos casos, la fórmula que propone el Madrid es la cesión. La Roma, el Inter y el Milán son los tres equipos interesados en Jovic y Mayoral y el destino más probable es Italia.

El club blanco estaría dispuesto a negociar mejores condiciones para la salida de Jovic, ya que cree que Italia es un país en el que podría mejorar su fútbol si tiene más minutos que en LaLiga. A Mayoral se le ve más hecho, más cuajado y por lo tanto, en este momento, más preparado para asumir la responsabilidad de entrar en el equipo cuando le reclama Zidane, que le tiene en alta estima profesional y personal. El otro delantero en nómina, Mariano, se niega en redondo a salir del Madrid y se aferra a su contrato.

El Madrid ha trazado una línea estratégica para gestionar su plantilla. La idea son dos jugadores por puesto. Benzema es intocable en el ataque, y cuando vuelvan Hazard y Asensio, que ya están a punto, los minutos se pondrán muy caros para jugadores como Vinicius y Rodrigo y carísimos para Jovic, en quien se tienen depositadas muchas ilusiones y a quien se le prepara un recorrido como en el que ha tenido Odegaard.

Esta política de jóvenes jugadores con buen presente y mejor horizonte es el plan estratégico del Madrid, cuyo presidente, Florentino Pérez, no gastará dinero en fichajes más allá de Mbappé, al que en el Madrid confían en poder incorporar cuando llegue el momento. Florentino cree que no están los tiempos para dispendios y, como todos, espera con impaciencia una vacuna que ataje la crisis.

Mientras tanto, la idea del club es insistir con la actual plantilla, campeona de Liga, y dejar que Zidane refuerce en los entrenamientos la solidaridad del equipo y un grupo convencido de que el trabajo de todos es lo que les llevará a conseguir los objetivos.