Los jugadores del Levante, especialmente los lesionados, no han perdido el tiempo durante el confinamiento. Hasta cinco miembros de la primera plantilla granota se han beneficiado del parón obligado por la crisis del coronavirus para recuperarse totalmente de sus dolencias. Nemanja Radoja, Rubén Rochina, Enis Bardhi, Carlos Clerc y Hernani están completamente disponibles para retomar los entrenamientos este sábado de forma individual si los resultados de los test, a los que tendrán acceso en el día de mañana, han sido favorables. De esta manera, Iván López es el único jugador no disponible de los 23 efectivos de la plantilla, además de los seis del filial.

El último encuentro granota, disputado el 8 de marzo frente al Granada, acabó con un parte de lesionados numérico. Radoja recayó de su lesión en los isquiotibiales de su pierna izquierda, mientras que Bardhi sufrió un leve esguince en su tobillo derecho y Clerc una fractura en el cuarto metacarpiano de su la mano izquierda, que precisaba de protección para los entrenamientos. Los dos últimos podrían haber forzado para el derbi, el siguiente fin de semana, justo cuando estalló el estado de alarma, pero Radoja lo tenía imposible. Los tres están totalmente recuperados y ya han pasado las pruebas médicas del equipo. El macedonio y el catalán lo han hecho esta mañana, mientras que el serbio lo hizo en el día de ayer tras regresar este fin de semana de Serbia donde se recuperó con un fisioterapeuta de confianza.

Rochina y Hernani llevaban ya un tiempo lesionados y asomaban la parte final de su recuperación cuando se paralizó la competición. El de Sagunto se había perdido las últimas tres jornadas, cayendo lesionado frente al Villarreal con una lesión muscular Grado II en el aductor derecho; el luso, cinco por una lesión en la rodilla. El extremo fue sometido a una artroresonancia magnética que dio luz verde a los servicios médicos del Levante para optar por un tratamiento conservador para recuperar su lesión osteocondral en el cóndilo femoral interno de la rodilla derecha. Ambos están disponibles, el valenciano ha superado las pruebas hoy y el portugués lo hará mañana en el último grupo.

Por su parte, Róber Pier ya había completado los plazos de su recuperación y ya trabajaba con el grupo. Sin embargo, todavía le faltaba por ultimar su preparación justo al resto de la plantilla para volver a los terrenos de juego. Si bien es cierto que su regreso se cuece a fuego lento. Ayer pasó las pruebas médicas y volverá al verde para retomar sensaciones en su articulación.

Mientras que Iván López es el único jugador que no estará disponible de cara a la vuelta de los entrenamientos. El lateral derecho, que termina contrato el 30 de junio y ha vivido un auténtico calvario con las lesiones en los últimos años, continúa trabajando en su rodilla izquierda, que no le ha dado tregua hasta el momento. A principios de año volvió a pasar por quirófano.