El Leganés ha incorporado a su proyecto deportivo a Moisés De Hoyo Lora, preparador físico que estuviera bajo las órdenes de Unai Emery en el Sevilla entre 2013 y 2016, aunque antes y después de ese periodo también ejerció funciones de readaptador con los hispalenses. Bajo su puesta a punto, los andaluces lograron tres Europa League.

De Hoyo también trabajó como preparador físico con Muñiz en el Levante en la 2017-2018 (hasta la destitución de Muñiz) y en 2019 los tres meses que estuvo Martí como técnico del Deportivo de la Coruña. Fue ahí donde coincidió con el que ahora es su principal valedor en el Leganés. El nuevo entrenador pepinero ha sido pieza clave para su llegada a Butarque.

Gratitud con el Badajoz

En los últimos meses De Hoyo se había apartado del mundo del fútbol, pero no tanto de la profesión. En marzo recibió la llamada del Badajoz para ser su preparador físico con Pedro Munitis como su padrino. Aceptó el cargo y el reto de poner a punto al equipo extremeño en el post confinamiento con la mente enfocada en el play-off de ascenso a Segunda. Pese a que los pacenses no lograron subir (cayeron en semifinales, en penaltis, ante el Barça B), su trabajo convenció en el Nuevo Vivero donde apuntaba a que renovaría con los blanquinegros.

La llamada del Leganés (y de Martí) frenó un acuerdo que en Badajoz se daba por cerrado. De ahí que el propio De Hoyo haya agradecido al club su esfuerzo y comprensión justo antes de comunicar con un tuit él mismo que firmaba por el Leganés como nuevo preparador físico. Poco después ha borrado el mensaje. Los madrileños no han hecho aún oficial su llegada mientras recomponen un cuerpo técnico en el que también llegarán como caras nuevas Fabián Rivero (segundo de Martí) y José Manuel Ramón, ‘Monchi’, como preparador de porteros.