Dicen que cuando las cosas están de que no, nada sucede como quieres, y que hay momentos en la vida en las que parece que si algo puede salir mal, efectivamente, saldrá mal. Bien, pues todo apunta que el Deportivo Alavés se encuentra sumido en ese estado, en el que por mucho que parezca que has dado con la tecla adecuada, todo se va torciendo hasta que la situación pega un vuelco y al final te ves con otra derrota encima.

Ante el Betis las cosas se pusieron de cara prácticamente desde el inicio, con un gol de Joselu de falta directa desde la frontal del área en el que la barrera del Betis se abrió casi como el mar frente a Moisés. Más tarde, un resbalón a destiempo de Miranda permitió que Édgar rematara a placer un centro perfecto de Rubén Duarte desde la izquierda. 0-2 ante uno de los equipos más en forma de la Liga, jugando la que probablemente ha sido la mejor primera parte de esta segunda etapa de Abelardo. Tócate los pies.

Pero, como comentábamos, el Alavés está sumido en una dinámica negativa, y tras un inicio de la segunda parte en el que los albiazules pudieron marcar el tercero hasta en dos ocasiones, todo se empezó a desmoronar. Los babazorros empezaron a echarse cada vez más atrás, cada vez daban más campo y más bola al Real Betis, y, además, los cambios de Abelardo lanzaban un mensaje bastante claro: quitar a Battaglia, a Édgar y a Pellistri para meter a Martín, a Pina y a Pere Pons, es decir, entregar la pelota para conservar el resultado. Ahora bien, esa estrategia puede salir bien o no. Esta vez ocurrió lo segundo.

El resumen de la segunda mitad podría ser algo así: penalti «infantil» (en palabras del propio Abelardo) que Borja Iglesias convertía en el 1-2, gol de Joaquín de cabeza para empatar, y con todos los jugadores del Deportivo Alavés con la lengua fuera, un cambio de orientación, un centro, y el 3-2 transformado por el Panda. En definitiva, unos 30 últimos minutos decepcionantes, una derrota dolorosa (quizás la que más), y una racha de cuatro partidos perdidos seguidos. Lo positivo, una primera mitad que da algo de esperanza y marca el camino para conseguir una salvación que cada vez se complica un poco más.

El análisis de Abelardo

Abelardo quiso analizar, con más clama, lo ocurrido apenas unas hora antes en el Villamarín: «Creo que hemos hecho un gran primer tiempo, y un muy buen comienzo del segundo, con dos opciones muy claras para el 0-3. Pero claro, cometemos un penalti completamente infantil y después no nos pueden meter un segundo gol en una acción a balón parado. Así es muy difícil ganar, es falta de concentración y no nos lo podemos permitir».

«Cuando te viene todo en contra suele pasar pero tenemos que estar muy concentrados. La verdad que ha sido un palo muy grande porque no merecíamos perder. El Alavés ha hecho un gran partido 60-70 minutos, pero en la situación en la que estamos tenemos que hacer noventa. Esos 20-25 que no hemos hecho buenos nos han penalizado», añadió.

Calibre del mazazo: «Yo estoy seguro de que si competimos así muchos partidos vamos a ganar, hoy ante el Betis hemos tenido opciones de 0-3. Evidentemente el palo ha sido duro para mí y para los jugadores pero no queda otra que levantarse. Creo que hemos visto el Alavés que yo quiero durante bastantes minutos».

«El sábado tenemos un partido muy importante, ante un rival como nosotros, y estamos ahí, a dos puntos. Todavía quedan 12 partidos, y esto dará muchas vueltas para unos y para otros. El palo ha sido tan duro que ahora no queda otra que levantar la moral de los jugadores y pensar en el sábado, que es fundamental».

Este es el camino: «Sí, la verdad que sí. Ha sido una pena, posiblemente si estuviéramos a mitad de tabla hubiéramos ganado, pero en la situación en la que estamos es normal que venga todo en contra. Ha sido una pena porque el esfuerzo ha sido importante, pero no nos podemos ir del partido. En ningún momento un equipo como nosotros puede bajar los brazos, y hay que remediarlo. De todos modos, estoy convencido de que si el sábado jugamos así vamos a ganar. Este es el camino a seguir».

¿Cuántas vueltas le va a dar a los errores individuales y a las decisiones?: «Veré otra vez el partido para analizar las cosas. Creo que el equipo estaba bien y los cambios han sido para tapar esos pasillos interiores. Es cierto que no hemos estado tan agresivos y no hemos encimado tanto a los jugadores como en el primer tiempo, les hemos dejado pensar. Creo que ahora el varapalo es muy reciente, pero hemos hecho muchas cosas positivas y hay que quedarse con eso también».