Josep Maria Bartomeu recordará siempre el día 25 de agosto de 2020, cuando recibió en las oficinas del club un jaque mate de Leo Messi en forma de un burofax en el que solicitaba marcharse del Barça. Bartomeu queda en una situación insostenible. Haber permitido activar la bomba Messi dejará casi en anécdota el adiós de Neymar al PSG, en el que demostró un gran desconocimiento de lo que sucedía en el vestuario.

La Junta directiva anunció elecciones a la presidencia a partir del 15 de marzo (al siguiente partido que hubiese en casa), pero la situación ahora puede volverse insostenible. El escándalo de I3 Ventures, la tensa relación con el vestuario, el 2-8 de Lisboa pero, sobre todo, que el mejor jugador de la historia del club anuncie por burofax el deseo de marcharse, pueden significar el adiós de Bartomeu, un personaje que ya era impopular en algunos sectores y que ahora podría aumentar el rechazo social del abonado.

Los precandidatos a las elecciones del Barça se lanzaron a las redes sociales a pedir la dimisión de Bartomeu. «¡Bartomeu, vete ya! Dimisión y elecciones lo antes posible», escribió en su cuenta de twitter Víctor Font, precandidato a la presidencia del Barça y a quien más convendría el adelanto de los comicios. Laporta se había adelantado a la jugada: «Pobre Barça en manos de estos incompetentes». Si todo sigue un curso lógico, Bartomeu tiene las horas contadas en el Barça.